Páginas vistas en total

miércoles, 3 de enero de 2018

Samarcanda

LA TIERRA DONDE HAS DE MORIR
Libro VI de la Leyenda de Jhuno
Capítulo XVIII: Samarcanda, el principio del fin.

Jhuno estaba a punto de entrar en una de las principales ciudades que estaban salpicadas por toda la denominada Ruta de la Seda, en el lado occidental de la cordillera del Himalaya y de los montes Altai, parada casi obligatoria para todas aquellas caravanas que venían tanto del este, de China, dominada por la dinastía Yuan, como de los reinos cristianos de los confines occidentales del mundo conocido, esta ciudad era conocida como Samarcanda. Había pasado, prácticamente, casi todo el verano caminando hasta llegar a ella.
Samarcanda, en el idioma uzbeko Samarqand y en ruso Самарканд, muchas veces escrito como Samarkanda, es en la actualidad la segunda ciudad en importancia de Uzbekistán, fue declarada por la Unesco, como patrimonio de la humanidad, en el año 2001, siendo inscrita para ello, como Samarcanda – Encrucijada de culturas.
Sin embargo, hay que decir que Samarcanda es una de las ciudades más antiguas del mundo hasta el momento habitadas. Dada su ubicación, Samarcanda prosperó debido a estar localizada en la Ruta de la Seda entre China y Europa. Llegó a ser una de las ciudades más grandes de Asia Central.
Cuenta la leyenda la historia de dos jóvenes enamorados. La chica tenía el nombre de bello Kant (azúcar), y era una princesa que se enamoró del joven pobre, pero apuesto, Samar… como siempre ocurre el rey padre no vio con buenos ojos ese idilio y les negó el matrimonio y una vida de felicidad matando a Samar. Al enterarse Kant, hundida en la tristeza y la desesperación, se suicidó arrojándose desde lo alto del castillo de su padre. El pueblo conmovido por el fatal desenlace de los jóvenes acabó por llamar la ciudad con el nombre de los enamorados para que viviera unido en la eternidad lo que no había consentido el padre… de ahí que esta ciudad se llame desde los tiempos perdidos Samarkanda y la leyenda de este amor todavía vive.
Cerca de Samarcanda se encuentra el sitio arqueológico de Afriasab, ciudad precursora de Samarcanda que fue fundada en el siglo VII a.C., entre sus restos arqueológicos se encuentra un edificio que se dice que alberga la tumba de Daniel, el profeta del Antiguo Testamento. Samarcanda fue capital de la sapatría de Sogdiana bajo la dinastía aqueménide de Persia, cuando Alejandro Magno la conquistó hacia el 329 a.C.
En Afrasiab se levantaba la que los griegos llamaban Maracanda, al sur de una vasta región semidesértica, entre los ríos Amu Daria y Sir Daria, conocida como Sogdiana. Alejandro llegó a ella en 330 a. C., tras cruzar el Oxus (Amu Daria), e inicialmente no tuvo problemas para establecer una guarnición en la ciudadela. Incluso encontró allí una comunidad de origen griego, los Bránquidas, descendientes de jonios deportados por los persas al interior de Asia. Pero en 329 a.C., mientras estaba ocupado en fundar, más al norte, en las orillas del Jaxartes (Sir Daria), la que sería conocida como Alejandría Última (hoy día Chodjend), se iniciaron las revueltas.